Un gay muy bajito sale de la cómoda


“Me resultaba más cómodo”, reconoce

Eusebio Corts, de 39 años y 1,45 de estatura, cansado con N. y con tres hijos, decidió la pasada semana que no podía seguir fingiendo más y dio el gran paso que tantas personas, antes que él, se han atrevido ya a dar: reconoció abiertamente su homosexualidad. Como novedad y para dar más repercusión al tema, no salió del armario, sino de la cómoda, “porque, entre lo escaso de estatura y los recortes del gobierno, lo creí mucho más práctico y cómodo”. Su todavía esposa está muy orgullosa de él: “Creo que su acto de sinceridad no solo es un ejemplo para todos, sino que demuestra la altura moral de Eusebio, que compensa, con creces, el hecho de que sea un enano”. Acto seguido le dio dos collejas por hacerle quedar en ridículo delante de sus amigas.

Este no es el único caso que recordamos de declaraciones originales de homosexualidad, pues hace un mes saltaba a la luz el de aquel tipo que era tan guarro que, en vez del armario, tuvo que salir de un contenedor de basura. También de este sujeto, cuyo nombre nos ruega omitamos, debemos reconocer su coherencia, pues siguió siendo tan guarro de gay como lo era de hetero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s