“Yo de pequeño ya sabía que quería ser gilipollas”


“Gilipollas del año” según la Convención Anal de Gilipollas Españoles

Pedro Moratalaz es un gilipollas de tomo y lomo y, como tal, orgulloso de serlo. Nos recibe en su casa superhortera, decorada con una mezcla de estilos que produce arcadas en los ojos y, aunque son las 10:30 de la mañana, nos ofrece una cerveza. Le damos las gracias pero la rechazamos y se carcajea “pos mejor, más pa mí”. Debajo de la nube de pircings suponemos que tiene una cara, así que comenzamos la conversación.

Moratalaz, que recientemente saltó a la fama al ser elegido “Gilipollas del Año” en la Convención Anal de Gilipollas Españoles, se ríe mucho con el propio nombre de la Convención. “Se nos escurrió que Anal era mucho más molón que Anual jajajaja Pero ni una bromita al respecto, ¿eh? Al primero que sugiera que somos maricones le pego un guantazo que se caga patasabajo”. Y es cierto que un guantazo de este tipo debe ser doloroso, porque su camiseta sin mangas permite apreciar unos bíceps monumentales labrados en horas y horas de gimnasio. Por cierto que lleva los brazos completamente tatuados. Le preguntamos por qué. “Pues porque molan”, responde. “Ves, aquí tengo la esvástica, aquí al ché guevara, aquí a la virgen de los dolores (¡Ay, que te quiero, virgencita mía!), aquí el escudo del real madrid, aquí el careto de un antigua novia…” y sigue así unos minutos.

“Yo de chico ya sabía que lo que quería ser de mayor es gilipollas”, afirma orgulloso. Le preguntamos si ya había gilipollas en su familia antes de él. “Bueno, más o menos. Mi padre era un calzonados y mi madre una tonta del bote pero mú pájara a la vez; mi hermano es un cabrón y mi hermana resulta bastante calientapollas… Así que supongo que sí, que de casta le viene al galgo”.

La conversación con Pedro se prolonga durante un par de horas más, pero, gracias a Dios, la grabadora se nos rompió en este punto y nuestra memoria ha bloqueado cualquier recuerdo de la charla, de modo que aquí queda lo dicho. ¡Lo que hay que aguantar por 700 euros al mes, joer!

5 comentarios en ““Yo de pequeño ya sabía que quería ser gilipollas”

  1. No consiento que un advenedizo me robe descaradamente el puesto que llevo ejerciendo desde que escogí mal mi profesión y (lo que es peor) desde que nací. Aquí el único GILIPOLLAS soy YO. Que quede claro

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s