Monta un circo en Alemania y le crecen los renanos


“El más pequeño mide ahora 1,85”

 

“Llegué a Alemania y, cerca del Rin, vi un descampao bastante bueno, así que monté allí la carpa, habilité algunos aparcamientos y contraté a los trapecistas, a los payasos, a los elefantes (el Rey no pasaba por allí desde hacía tiempo) y a los renanos”. Así comienza María Martínez su relato. Poco antes de lo narrado, se había leído el best-seller “Cómo montar su propio circo en 5 minutos”.

“Como soy española”, continúa María, “no tenía trabajo, de modo que decidí emigrar y me vine p’acá. En el Ikea más cercano compré el set para montar un circo con su gradas y todo y en dos días lo tenía listo”. Al principio la cosa fue bien, pero pronto María notó que los renanos que había contratado comían mucho, y no tardaron en empezar a crecer. “Tal vez eran jóvenes cuando los cogí”, admite. “Pero es que así podía hacerles contrato de aprendizaje y me ahorra una pasta”. “Ahora, el más pequeño mide 1,85 y me come casi lo mismo que los elefantes, así que me están llevando a la ruina”.

Cuando le pedimos que nos muestre el libro descubrimos que, efectivamente, una imperdonable errata había convertido a los “enanos” en “renanos”. Incomprensiblemente, el error ha pasado desapercibido hasta ahora y a cientos de empresarios circenses repartidos por todo el mundo les ha pasado lo mismo. Las autoridades del Rin, en cambio, están contentas, porque “el desempleo juvenil se ha quedado en nada”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s