Demuestran que rezar antes de los exámenes mejora el resultado final


EL GOBIERNO ESTUDIA AHORA IMPLANTAR EL REZO OBLIGATORIO EN LAS ESCUELAS PÚBLICAS

El niño de rojo sacó mejor nota que los demás

El niño de rojo sacó mejor nota que los demás

SADOMANCA. La Universidad Pontificia de Ladillas (Sadomanca, Castilla-León), ha hecho públicos los resultados de un estudio subvencionado por el Ministerio de Educación y por la parroquia de Villarroba de Mulas que demuestra fehacientemente que “aquellos alumnos que rezan antes de los exámenes obtienen mejores calificaciones”.

La conclusión del estudio ha sorprendido a pocos, pues está generalmente aceptado que “los niños que asisten a misa y a clases de religión consiguen una mayor capacidad de concentración y son, en general, más buenos” que los hijos de moros y ateos, por poner dos ejemplos.

La concreción de la ayuda divina es algo más difícil de establecer. Sin embargo, parece verificado que “dos padrenuestros dan un punto”, mientras que “un avemaría y un credo suman, de media, punto y medio en la nota final”.

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ya ha anunciado que, en vista del referido estudio, su ministerio se plantea seriamente volver a introducir “el rezo obligatorio en las escuelas públicas y concertadas”. Por su parte el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha aplaudido con las orejas.

5 comentarios en “Demuestran que rezar antes de los exámenes mejora el resultado final

  1. Con lo que costó quitar el crucifijo de la pared de la clase…… menos mal que el albañil que lo hizo fue inteligente y no quitó el clavo que lo sostenía porque sabía que antes o después se volvería a usar. Listo el chico, debería ser asesor de Wert.

    Me gusta

  2. JAJAJAJA! lo de los padrenuestros y los avemarías me han recordado un chiste de hace años. Os lo cuento:
    Esto era un cura muy moderno, que ponía las penitencias por ordenador, y llegó un día una feligresa, muy pecadora era, que le dijo:” Padre, he pecado. Mi novio me ha besado”. “Ay, hija mía!” Teclea en su ordenador (por aquél entonces no eran un portátil, era un PC), y dice “un padrenuestro”.
    Al día siguiente vuelve la Pecadora: “Padre, he pecado. Mi novio me ha tocado el culo”. “Ay, hija mía! Tres padrenuestros”.
    Y así varios días, iba subiendo la penitencia, hasta que llega un día: “Padre, he pecado. Mi novio me ha metido la puntita”. El cura empieza a teclear, y a teclear, y al cabo de un rato, muy cabreado, le dice: “Hija mía! Ve y que te la meta toda, que esto no saca decimales!!!!”.

    Lo sé, es muy malo, pero es que ya que lo he escrito entero, no lo voy a borrar! Espero que el mono-becario no me lo censure… 😛

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s