Aparece el brazo incorrupto de Franco en el despacho del obispo de Málaga


ROUCO VARELA ACUDE A URGENCIAS AQUEJADO DE UN AGUDO ATAQUE DE CELOS

Llueva o truene, el brazo siempre está resplandeciente.

Llueva o truene, el brazo siempre está resplandeciente.

Tenía que se en Domingo de Resurrección y cuando más lo necesita España. El brazo incorrupto de Francisco Franco, alzado y con la palma de la mano abierta, ha aparecido esta misma mañana en el despacho de Jesús Catalá, obispo de Málaga.

Estaba Jesús (Catalá, no el otro) desayunando tranquilamente cuando de repente, en el plato ya vacío de los cruasanes, se hizo una luz entre blanca y dorada, sonaron unas trompetillas como de ángeles y apareció el brazo. El Brazo, en mayúsculas. El obispo, al principio, estuvo tentado de untarlo en mermelada y pegarle un bocado, pero al ver esa actitud firme y marcial, ese saludo a la romana, esa tela verde-militar, ese porte, optó por no comérselo. No le fue difícil adivinar a quién pertenecía. Cogió el móvil y llamó a Rouco Varela, que ya no es el jefe supremo pero sigue teniendo la autoritas:

“Monseñor”, dijo Jesús Catalá, “que se me ha aparecido el brazo de Franco. Lo tengo aquí delante, fresquito, saludando. ¿Qué hago? ¿Me lo puedo quedar?”.

Rouco Varela, al otro lado del satélite, empalideció. Le embargaban sentimientos contradictorios. Por una parte, la alegría del regreso de quien fuera Caudillo por la Gracia de Dios, porque todos sabemos que los motivos que originaron la Guerra Civil están a punto de repetirse con toda esa chusma reclamando derechos en las calles y en Facebook. Por otra parte, la envidia, pecado capital, comenzaba a corroerle. Él había hecho méritos más que sobrados para que el Generalísimo y Dios se los reconocieran, pero también es cierto que era una estrella en retirada, mientras que Jesús Catalá, más joven, en plena madurez, estaba demostrando una homofobia digna de tiempos pasados, que siempre fueron mejores.

“Luego te llamo”, respondió Rouco con un hilillo de voz.

Y luego, vencido por la envidia, se fue a urgencias, pero a la privada.

Ahora la duda, como un fantasma, recorre España: ¿Dónde acabará el brazo de Franco? Destinos sugeridos hay muchos: Génova 13, la Catedral de Málaga, el Valle de los Caídos, el mismo Vaticano, el restaurante Casa Juan en Despeñaperros… Las apuestas están abiertas.

Un comentario en “Aparece el brazo incorrupto de Franco en el despacho del obispo de Málaga

  1. Pingback: Aparece el brazo incorrupto de Franco en el despacho del obispo de Málaga [Noticia falsa]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s